Marbella Arena

BLOG

El último clásico

El single del rockero catalán, que comparte nombre con su próximo álbum, es un rock de corte glam compuesto por su guitarrista escudero, Igor Paskual.

Pocos músicos de aquí pueden presumir de un cancionero tan abultado como el suyo y pocos medios se atreven a ordenarlos. Con su nuevo disco Loquillo ha vuelto a demostrar que es un “Clásico”. Un gran clásico y lo ha vuelto a demostrar con un disco maestro en letras, música, producción, presentación, interpretación musical y su efectiva y siempre conmovedora voz.

Luis Alberto de Cuenca, Igor Paskual, Carlos Zanón, Santi Balmes (Love of Lesbian), Leiva, Marc Ros (Sidonie), Gabriel Sopeña… Loquillo hizo sonar la llamada a filas, bajo la producción de Josu García y Jordi Solé en la ingeniería de sonido, grabando una vez más en los estudios Music Lan de Figueres. Todo ello, sumado a una banda rodada y excepcional (Josu García, Igor Paskual, Alfonso Alcalá, Laurent Castagnet, Mario Cobo y Lucas Albadalejo), dan como resultado un disco al que no se le puede encontrar la menor fisura. De hecho, dicen desde dentro que las voces, que no convencían del todo, se grabaron en una sola toma, a tiempo real, después de abrir los pulmones con una buena carrera matutina. Verdad o mito para la colección.

Lo Importante Es Amar’ es una de las piedras preciosas del álbum. Con ese crescendo del puente hacia un estribillo con arreglos de cuerdas y una maravillosa épica. Cada ‘cara’ del disco se cerrará con la canción más arriesgada. En el caso de ‘la A’, tenemos unas ‘Gafas de Sol’ que con música del vocalista de Sidonie recupera esa esencia de sitar beatleliana, mientras que el poderío rítmico es puro rock español de los sesenta, como Los Sirex.

En la pieza, el Loco parte de un ecosistema en el que “hay demasiados dirigentes, / van demasiado sonrientes / y ya no hay vida inteligente”. Ante este mundo posmoderno e infestado de apariencias, en el que “no han dejado nada eterno”, el cantante se reivindica, ante los audaces y los valientes, como el último clásico y, frente al miedo, invita a no buscar en lo nuevo, sino a volver “a lo básico”.

La canción es un traje a medida para un artista que, como dijo en Zenda, es “muy consciente de que es la estrella del rock más importante del país. Tiene que ser consciente de eso y asumirlo. A mí no se me caen los anillos en el sentido de que yo sé cuáles son mis responsabilidades”.

Loquillo vuelve con ganas de demostrar que el rock está más vivo que nunca y que ha logrado reunir en un solo disco la maestría y buen hacer que le caracterizan.

¡Te esperamos el próximo 14 de agosto en el mayor espacio de ocio de la Costa del Sol!

¿Dispuesto a seguir divagando en un Cadillac solitario?

¡Comparte el artículo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp